SUNRISE TRAIL ULTRA INTERNATIONAL 2015

Excepcional comienzo de temporada
He pasado el invierno "esquí montañero" acumulando mas metros de desnivel que nunca y disfrutando de varias salidas interesantes, pero sin competición, por lo que ya tenía ganas de volver al ruedo. Así que, una vez colgadas las tablas hasta el año que viene, me calzo las zapas y me lanzo a corretear al monte. Y tras poco mas de un mes y medio, me encuentro en la salida de la segunda edición de este ultra de 70 kilómetros.
Llego con dudas, y aunque pueda sonar a excusa, saliendo de una especie de gripe que me ha tenido toda la semana un poco jodido. Pero hoy no hay posibilidad de encontrarse mal, así que a las 7:07 de la mañana, hora de la salida del sol en San Lorenzo de El Escorial, comienzo a trotar por los alrededores del Monasterio.
Hay que tratar de no contagiarse por el ritmo de los corredores de la distancia maratón, así que, paso a paso y a ritmo controlado pero sin dejar de correr, llego hasta el Cervunal, primera de las subidas del día. Las sensaciones son muy buenas, y van mejorando en la primera bajada, que hago con cierta tranquilidad, para a continuación ascender por fuerte pendiente al monte Abantos.
A partir de este momento, y hasta comenzar la bajada a Guadarrama, transitamos por un continuo sube y baja que me deja correr prácticamente todo el rato. Y cuando definitivamente comienza la bajada, ya sea por que es terreno conocido en entrenamiento, o por que llego con las fuerzas intactas, piso un poco el acelarador para llegar al kilómetro 42 en apenas 5 horas y media. 
Aquí me están esperando Eva, Elena y Alejandro, que han llegado de milagro, puesto que me he adelantado un poco respecto al mejor horario que había previsto. Me han traído un bocadillo de jamón, y me acompañarán hasta la salida del pueblo, donde nos despediremos hasta dentro de unas 5 horas.
Comienza la parte mas dura del recorrido, ya que por delante nos esperan 12 kilómetros de subida constante, para superar casi 1.000 metros de desnivel. Empiezo trotando, pero en seguida comienzo a andar, intentando reservar algo de fuerzas para la parte final de la carrera.  
Una vez coronada Cabeza Lijar, veo que tengo la carrera en el bolsillo, y como me encuentro con fuerzas, decido aumentar un poco el ritmo. Así que en las bajadas me dejo llevar, y en las subidas continúo trotando, hasta que, a unos 10 kilómetros de meta, me indican que voy en el puesto 30.
Que subidón! Tanto es así, que me pongo a correr con todas mis fuerzas. No quiero que nadie me adelante, y por el contrario consigo adelantar a algún corredor. Pero tengo que ser comedido, ya que tengo síntomas de calambres, y todavía queda la larga bajada final. 

Por fin llego al último avituallamiento, bebo rápidamente un vaso de coca cola, y me lanzo hacia abajo a todo lo que me dan las piernas. Pero el terreno es complicado y necesito bajar el ritmo. Sin embargo, una vez alcanzadas las calles de El Escorial ya no hay nada que guardar. Me vacío y alcanzo la meta en 9 horas 51 minutos, en un increíble puesto 27. Allí me encuentro con Eva, Elena, Alenjandro y Cris, que en esta ocasión se ha unido para vivir el ambiente de una carrera de montaña.

Comentarios

  1. Qué nivelazo Jesús!! Enhorabuena por el carrerón que te has marcado. Nos vemos en el MAM.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares