ASCENSIÓN PICO ARAGÜELS


Disfrutando de la montaña con Eva

Nos volvemos a escapar al Pirineo, esta vez en familia. El objetivo es subir al pico Aragüels, que con sus 3.037 metros de altura, se nos antoja un tresmil asequible para hacer en el día y sin prisas. Hacía mucho tiempo que no subía a la montaña con Eva, así que, casi con la ilusión de la primera vez, nos acercamos a la parada del autobús que nos acercará de Benasque al Refugio Coronas o de Pescadores. 

Desvío hacia los Ibones de Coronas

Sobre las 8:30 iniciamos la ascensión acompañados de Arturo, que no ha querido perderse la ocasión de compartir con Eva este precioso día de montaña. A los pocos minutos nos encontramos con el primer desvío, donde deberemos tomar dirección a los Ibones de Coronas.

Pico Aragüels, entre pinos

La subida es constante, lo que hace que ganemos metros de desnivel rápidamente. Entre los pinos asoma nuestro objetivo, poco antes de afrontar la subida al primero de los ibones que encontraremos en el camino. Pero no será hasta que alcancemos el segundo cuando giremos 90 grados a nuestra izquierda, para dirigirnos directamente hacia la base del pico.


Hasta aquí recorríamos un sendero cómodo, pero a partir de este punto el terreno se convertirá en un caos de bloques, donde será necesario ir buscando el mejor camino sin perder de vista los hitos que nos señalan la dirección correcta. 


Tomamos la decisión de atacar la cima directamente desde la base hasta la cumbre, en lugar de llegar al collado y hacerlo desde allí. Eva empieza a tener ciertos problemas con las suelas de sus botas, lo que no le impedirá coronar el pico Araguëls en 3 horas y 25 minutos.

Cima pico Aragüels, 3.037 msnm

Las vistas sobre el ibón de Cregüeña son espectaculares, igual que las que hay hacia la cresta que va desde el Aneto hasta el pico Maldito. Arturo decide hacer la Aguja Juncadella, separada únicamente por el collado que antes no hemos alcanzado.

Cresta Aneto - Maldito

Nosotros emprendemos el descenso hacia el segundo de los ibones de Coronas, donde esperaremos a Arturo tomando un bocadillo y arreglando las suelas de las botas de Eva, que finalmente se han despegado por completo. Con cinta americana conseguiremos que aguanten prácticamente toda la bajada, que debido a este percance, se le hace algo dura y muy larga.

Ibón superior de Coronas

En otras 3 horas desde la cima nos encontramos de vuelta en el refugio de Pescadores, donde Eva y Arturo esperarán el autobús, mientras que yo aprovecharé para descender corriendo hasta la Senarta, donde me reuniré con ellos para bajar juntos hasta Benasque.

Esperando el autobús en el refugio de Pescadores

Estupendo día de montaña que rematamos cenando en la agradable compañía de Elena y los niños, que nos han esperado en Cerler disfrutando de la piscina y el calor que hace estos días en el valle. 

Restaurante El Rincón, en Cerler

Nos despedimos hasta septiembre de los amigos del restaurante El Rincón de Cerler, ya que volveremos con intención de subir otro tresmil, puesto que a Eva parece que le vuelve a picar el gusanillo de la montaña, donde tanto disfrutamos juntos.


Comentarios

Entradas populares